Follow by Email-desc:Subscribe for Free to get all our newest content directly into your inbox.

Ir al contenido principal

 LIBROS DE MANUEL CARBALLAL EN AMAZON


.


MISTERIOS VIRALES Y EL OJO CRÍTICO


Si algo hemos aprendido de las campañas de marketing viral que en los últimos años, han buscado en el mundo del misterio un reclamo comercial, es la falacia de los críticos. 

Durante años hemos escuchado, y seguimos escuchando, como periodistas no especializados, comentaristas televisivos, o profesionales del pseudoescepticismo desprestigian todo lo relacionado con el estudio de lo paranormal, argumentando la credulidad de los divulgadores del misterio, como garantía de incompetencia. 

Una y otra vez hemos soportado la burla injusta, sobre todo viniendo de profanos en la materia, de que la divulgación del misterio se hacia sin ninguna crítica ni contraste de la información. Y sin embargo, los últimos acontecimientos demuestran que son esos mismos periodistas no especializados, los que han caído en el engaño viral, trasmitiendo en sus periódicos, cadenas de radio y televisión, o páginas web, todo tipo de falsas informaciones, que sólo han sido desenmascaradas por investigadores de los fenómenos anómalos. El ejemplo más cercano nos llegó desde Letonia.

Algo extraño cayó del cielo…

El pasado 26 de octubre las principales agencias de prensa internacionales hacían circular la noticia. Un teletipo de la agencia Europa Press titulaba “Un meteorito o un satélite artificial impacta en Letonia y abre un cráter de 20 metros de diámetro y 10 de profundidad”, y a continuación el siguiente texto:

MADRID, 26 (EUROPA PRESS) Un posible meteorito o un satélite artificial impactó anoche en la ciudad letona de Mazsalaca y abrió un cráter de 20 metros de diámetro y 10 de profundidad, según señaló a la Agencia de Noticias Risa Novosti el experto del Instituto de Astronomía de la Universidad de Letonia, Ilgonis Vilks. Se trata del impacto del cuerpo celeste más grande de la historia del país y según este experto habría generado un nivel de radiación en sus inmediaciones todavía incierto, aunque no ha provocado víctimas. En todo caso, señala que la radiación dentro del agujero en el suelo es mayor que fuera, pero su nivel es inocuo para la población.

“Conforme con la información que manejo, en Mazsalaca cayó un meteorito. No es la primera vez que en nuestro país caen meteoritos, pero antes no dejaban cráteres de tal tamaño. En el siglo XIX, cayeron cuatro meteoritos, causando agujeros sólo de decenas de centímetros”, explicó Vilks. Algunos expertos, consultados por RIA Novosti, consideran que el “cuerpo celeste” de Mazsalaca “podría ser un satélite artificial de la Tierra o su fragmento”.

Mientras tanto, otros especialistas opinan que el “cuerpo celeste” caído anoche en Letonia es de hierro porque “los meteoritos de piedra, como regla general, no alcanzan la Tierra y se destruyen en el aire”. Actualmente, los geólogos de la capital letona, Riga, se encuentran en la zona de la caída del “cuerpo celeste” para investigar el caso.

La otra gran agencia de prensa latina, EFE, insistía en el tema titulando: “Un meteorito cae en Letonia y deja un cráter de 20 de metros de diámetro”. Este es el contenido de ese teletipo:

Moscú, 26 oct (EFE).- Un meteorito cayó anoche en el norte de Letonia, junto a la frontera con Estonia, y dejó un cráter de veinte metro de diámetro y diez de profundidad, sin causar víctimas, informó hoy desde Riga la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti. El meteorito cayó en una granja en la afueras de la localidad de Mazsalaca. Las autoridades locales, que en un primer momento no pudieron precisar si se trataba de un meteorito o un fragmento de un satélite artificial, acordonaron el lugar donde cayó el objeto procedente del cielo.

“Lo más probable es que se trate de un meteorito de hierro con un diámetro de cerca de un metro y una masa de varias toneladas”, comentó a RIA-Nóvosti Vladímir Svetsov, del Instituto de Dinámica de Geosferas de la Academia de Ciencia de Rusia. El científico explicó que los meteoritos de roca como regla no llegan hasta la superficie de la Tierra, pues se destruyen y se queman en la atmósfera. “Si el cuerpo (que cayó en Letonia) fuera un satélite (artificial), tendría que ser de extrema solidez, pues de contrario se hubiera destruido en el aire”, añadió el científico. Destacó que meteoritos de un metro de diámetro chocan con la Tierra con una frecuencia de una vez al año, y que en la mayoría de los casos se trata de cuerpos de roca que rara vez alcanzan la superficie del planeta. Svetsov precisó que cerca del 10 por ciento de los meteoritos son de hierro y recordó que hace unos diez años en la república rusa de Baskortostán, junto a la localidad de Sterlimatak, cayó uno cuerpo de ese tipo, que dejó un cráter de diez metros de diámetro. EFE

Como es normal, los periodistas –no especializados- se limitaron a divulgar la información recibida, y en pocas horas la noticia del impacto de aquel objeto, todavía no identificado, en Mazsalaca, se extendió por todo el mundo. Desde los informativos de TVE, hasta la sección de Ciencia del periódico El Mundo, creyeron la información y la divulgaron. Exactamente el mismo comportamiento que esos mismos medios han reprochado millones de veces a los divulgadores del misterio. Sin embargo, esas informaciones incluidas, repito, hasta en la sección de Ciencia de un periódico tan prestigioso como El Mundo, eran falsas.

El cráter de veinte metros de diámetro y diez de profundidad, supuestamente causado por un meteorito en la noche de ese domingo en Mazsalaca (Letonia), forma parte de una campaña de publicidad viral de una compañía de telefonía móvil. El objetivo era “lograr que la sociedad letona creyera en sí misma”, o eso argumento Janis Sproguis, jefe de mercadotecnia de la compañía letona, que destacó que el fin de la campaña “era lograr que la sociedad letona creyera en sí misma y viera que, con ayuda de una noticia única e interesante, se puede atraer el interés de los medios de comunicación”.

El representante de la empresa explicó que la campaña fue un éxito, ya que el nombre de Letonia sonó en un sentido positivo en todo el mundo. “Por supuesto, hay gente a la que esto le gusta y otra a la que no”, apuntó Sproguis, quien prometió que la compañía “compensará” al Estado por los gastos y molestias causadas por la campaña publicitaria. Poco antes, la ministra del Interior letona, Linda Murnietse, había asegurado que los protagonistas de “la malvada broma” deberían ser castigados y pagar una importante multa. Las declaraciones se produjeron poco después de que los expertos demostraran que la caída del supuesto meteorito era un fraude.

“En los límites del cráter se ven los rastros de las palas y se observa como se arrancaron las malas hierbas. Esta es la versión oficial a la que hemos llegado”, aseguró Girts Stinkulis, jefe del departamento de geología de la Facultad de Geografía de la Universidad de Letonia, a la agencia Baltic News Service (BNS). Una vez más, y como suele ocurrir, el trabajo de campo, sobre el terreno, fue el que permitió desenmascarar el engaño que los periodistas científicos, desde sus sillones, se habían limitado a creer y a divulgar. No tenían razones para dudar de la buena fe de sus fuentes, prestigiosas agencias de prensa. A pesar de que ese comportamiento es el que censuran, reprochan, cuestionan y vilipendian, cuando es un periodista especializado en anomalías el que mantiene la misma actitud que habían mantenido ellos.

El investigador, que realizó el estudio del cráter, “in situ” añadió que “las dimensiones del cráter no se corresponden con las que suelen dejar habitualmente los meteoritos al caer”. “El terraplén es demasiado pronunciado y su profundidad demasiado grande”, dijo el geólogo, que añadió que su opinión es compartida unánimemente por expertos universitarios con experiencia en meteoritos.

Stinkulis opinó que el objeto incandescente que se pudo ver en las imágenes y fotografías reproducidas por los medios de comunicación pudo ser polvo de aluminio. En cuanto a los protagonistas del engaño, el profesor universitario comentó que, posiblemente, estos buscaran “crear escándalo u otra cosa”. Al parecer, el propietario del terreno donde se hizo el peculiar hallazgo había empezado a cobrar la entrada a sus tierras a los curiosos y medios de comunicación que han acudido a contemplar en vivo el cráter.

En un primer momento, las autoridades letonas barajaron la posibilidad de que se tratara de un meteorito o un fragmento de un satélite artificial. “Lo más probable es que se trate de un meteorito de hierro con un un diámetro de cerca de un metro y una masa de varias toneladas”, llegó a comentar a RIA-Nóvosti Vladímir Svetsov, del Instituto de Dinámica de Geosferas de la Academia de Ciencia de Rusia. Un científico que tiene muy poco de ufólogo o de parapsicólogo… y aún así se creyó el engaño.


Comentarios

.

.

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.
PARA MÁS INFORMACIÓN O COMPRAR EL LIBRO, PINCHA ARRIBA EN LA IMAGEN.

.

.