Follow by Email-desc:Subscribe for Free to get all our newest content directly into your inbox.

Ir al contenido principal

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.
PARA MÁS INFORMACIÓN O COMPRAR EL LIBRO, PINCHA ARRIBA EN LA IMAGEN.

.


SUEÑOS PROFÉTICOS QUE CAMBIARON LA HISTORIA



Hacia el final del Antiguo Testamento, en el Libro de Daniel, se referencian manifestaciones de Dios en los sueños. Episodios que reflejan la gran importancia histórica que han tenido los interpretes de sueños para la cultura judeocristiana.


En el capítulo 2 de Daniel, se relata como el el año doce de su reinado, el legendario rey Nabucodonosor tuvo un sueño que "turbóse en su espíritu". El rey hizo venir a la corte a astrólogos, adivinos, encantadores y caldeos para que explicasen el sueño. Todo inútil. Habría de ser el joven profeta Daniel que tuviese el conocimiento para interpretar el sueño que angustiaba al rey.

Daniel (2, 19) recibe de Dios la interpretación correcta de la visión de Nabucodonosor, y rápidamente se pone en camino hacia la corte para presentarse ante el rey.

Dice el texto bíblico: 

"Después de esto fue Daniel a Arioj, a quien había mandado el rey matar a los niños de Babilonia, y le dijo así: No extermines a los sabios de Babilonia; llévame a la presencia del rey, que yo le daré la explicación. Llevó entonces Arioj prestamente a Daniel a la presencia del rey, y díjole así: He hallado a uno de los deportados de Judá que dará al rey la explicación. Respondió el rey diciendo a Daniel, a quien llamaban Baltasar: ¿Podrás tú declarar el sueño que vi y su interpretación? Daniel respondió delante del rey, diciendo: Lo que pide el rey es un misterio que ni sabios, ni astrólogos, ni magos , ni adivinos son capaces de descubrir al rey; pero hay en los cielos un Dios que revela lo secretos y que ha dado a conocer al rey Nabucodonosor lo que sucederá en el correr de los tiempos. He aquí tu sueño y la visión que has tenido en el lecho:..."

Daniel no solo asombra al rey al conocer en intimidad lo que había soñado, sino que hace la interpretación más precisa del significado de la visión. Y gracias a ese prodigio, "el rey Nabucodonosor cayó sobre su rostro y se prosternó ante Daniel, y mandó que le dieran ofrendas y perfumes. Dirigió el rey la palabra a Daniel y dijo: En verdad que vuestro Dios es el Dios de los dioses y el Señor de los reyes, y que revela los secretos, pues tú has podido descubrir este misterio...".


Es decir, que los sueños jugaron un papel importantísimo en la historia del Antiguo Testamento, manifestándose Yahvéh a través de ellos, y haciendo que reyes y faraones se convirtiesen, o al menos favoreciesen al pueblo judío. El mejor ejemplo se encuentra en la historia de José.

El profeta del Faraón

"Tu serás quien gobierne mi casa, y todo mi pueblo te obedecerá; sólo por el trono seré mayor que tú. Y añadió (el faraón): Mira te pongo sobre toda la tierra de Egipto. Quitóse el faraón el anillo de su mano y lo puso en la mano de José...". 

Este importantísimo episodio para la historia del pueblo judío está reseñado en Génesis 41, 40.

El ese libro se relata la historia de José, hijo de Jacob y nieto de Isaac. Según el Génesis (en todo su capítulo 41 y siguientes) José, envidiado por sus hermanos, fue vendio por ellos como esclavo en Egipto, mientras que a su padre, Jacob, le decían que había muerto devorado por una fiera. 

En Egipto, siempre según la versión bíblica, José fue comprado por Putifar, ministro del faraón, que lo empleó como mayordomo. Pero la esposa de Putifar se enamoró de casto José, y no cediendo él a sus insinuaciones, fue denunciado por la pérfida mujer, quien aseguraba que José había intentado seducirla. En la cárcel José compartió calabozo con el Jefe de los Coperos y el Jefe de los Reposteros del Rey de Egipto. 

En Sión una noche ambos tuvieron sendos sueños, y ambos sueños fueron interpretados proféticamente por José. En vista de que ambas premoniciones oníricas se cumplieron, años después, cuando el Jefe de Coperos volvió al servicio del Faraón, recomendó a José para interpretar un sueño que había tenido el Rey de Egipto. El famoso sueño de las siete vacas flacas y las siete vacas gordas, y las siete espigas de trigo granosas y las siete desgranadas. José fue conducido a la corte del Faraón e interpretó acertadamente sus sueños, y ese don oniromántico (oniromancia= adivinación por los sueños) hizo que el Faraón recompensase a José nombrándolo virrey de todo Egipto.

Gracias a esa afortunada interpretación mántica de los sueños del Faraón, Jacob y el pueblo de Israel acudió a Egipto, donde permanecería hasta el Exodo dirigido por Moisés hacia la Tierra Prometida. Es decir, que la experiencia mántica de José cumplió un papel fundamental en la historia de Israel, del judaísmo y por tanto también del cristianismo y del Islám.

De la misma forma que Nabucodonosor se postró ante Daniel, o el Faraón ante José, la interpretación de los sueños según el Antiguo Testamento ha cambiado el curso de la historia del mundo en muchas ocasiones. Toda una razón para reflexionar sobre esas extrañas visiones que todos hemos tenido alguna vez en el lecho.




Comentarios

.

.