Follow by Email-desc:Subscribe for Free to get all our newest content directly into your inbox.

Ir al contenido principal

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.
PARA MÁS INFORMACIÓN O COMPRAR EL LIBRO, PINCHA ARRIBA EN LA IMAGEN.

.


PIRÁMIDES DE GÜIMAR: INVESTIGACIONES DE THOR HEYERDHAL



Thor Heyerdhal: el peso de la experiencia

El etnólogo noruego Thor Heyerdhal alcanzó fama internacional cuando en 1947 construyó una balsa siguiendo la técnica de los antiguos americanos, la Kon-Tiki, y cruzó la Polinesia demostrando de forma práctica su teoría sobre la posible conexión entre esas islas. Mas tarde dirigió expediciones científicas a Isla de Pacua, Colombia, Borneo, Galápagos, etc. Y en 1970 volvió a asombrar a mundo al repetir su odisea de 1947, pero esta vez con una balsa de papiro, la Ra II, para demostrar que los Egipcios podrían haber llegado a América por mar.

A finales de 1990 Heyerdhal se encontraba dirigiendo las excavaciones de 26 pirámides en Tucumé (Perú), pero en cuanto se enteró del descubrimiento de pirámides en Canarias abandonó ese proyecto y viajó rápidamente a Tenerife.

Después de visitar Güimar el célebre etnólogo dio prioridad a las pirámides canarias en sus investigaciones, propiciando nuevos y fascinantes estudios sobre estas polémicas construcciones. Su opinión, publicada en la prensa canaria, no deja lugar a dudas: 

"Son anteriores a los españoles". "Existe una conexión directa entre estas pirámides y las americanas y egipcias".

A principios de 1991 Heyerdhal obtuvo los permisos pertinentes para que un grupo de técnicos chinos del Museo Kon-Tiki y del Instituto Geotécnico de Noruega, encabezados por Fan-nian Kong y Jan Kristiansen, realizasen prospecciones del subsuelo de las pirámides con la ayuda de georradares ultrasónicos. Mas tarde se realizarían escavaciones bajo las pirámides (nosotros mismos pudimos ver algunos de las entradas abiertas en las principales), pero los resultados de estos estudios nunca han sido publicados.

Lo cierto es que el interés despertado por estas investigaciones fue suficiente como para que el empresario danés afincado en Tenerife, Fred Olsen, y la compañía Ferco adquiriesen los terrenos de las pirámides. Y así, gracias a las sistemáticas reticencias y ataques de los historiadores ortodoxos a las pirámides, el ayuntamiento de Güimar, y por tanto España, perdió la propiedad legal sobre esas construcciones.

Economía, política y misterio

Como siempre, los intereses económicos primaron sobre el interés cultural y científico. Como siempre los estamentos académicos oficiales sirvieron, intencionada o desintencionadamente a dichos intereses. Y como siempre el "progreso" avanza (¿avanza?) arrasando a su paso todo aquello que pueda alterar el inamovible, incuestionable e impío "dogma" oficial. Y por eso nadie evitó que, a finales de 1991, la pirámide principal de Icod de los Vinos, al norte de Tenerife, fuese completamente destruida para ampliar una carretera local. Al fin y al cabo la Universidad de La Laguna afirmaba que "solo se trataba de piedras amontonadas", por lo tanto su interés cultural, histórico o arqueológico era nulo (?).

Eso ya había ocurrido antes. El infatigable investigador canario José Gregorio Gonzalez publicaba a finales de 1991 una fotografía tomada en los años 60 en las que aparecían don esplendidas pirámides que existían en la zona de Las Cuevas (Valle de Arautava). Dichas pirámides escalonadas, de 20 x 12 x 4 metros y 40 x 20 x 6 metros, fueron completamente destruidas por el "progreso" para edificar una moderna urbanización sobre esos terrenos.

Tal vez esos mismos intereses comerciales influyeron para que en el boletín informativo municipal de Güimar, nº 3 de marzo de 1991 aún se hablara de molleros (montones de piedras) por parte del consistorio, a pesar de las investigaciones de Heyerdahl o de Bethencourth. Y quizás influyeron también en que la declaración de Bien de Interés Cultural por acuerdo plenario del siete de febrero de 1992 no prosperase durante meses. Pero a pesar de todas esas polémicas, intereses económicos y divagaciones políticas, por fin el noviembre pasado se autorizaron las obras de construcción de un parque etnográfico en las pirámides de Chacona, y en diciembre se iniciaron los preparativos de las obras, adjudicadas a la empresa Huarte por 400 millones de pesetas. 

Tal vez a partir de 1996 el complejo piramidal canario esté abierto al publico para curiosidad de unos, y escándalo de los historiadores convencionales. Y así, pese a las reticencias y repulsa de los conservadores ortodoxos, las pirámides de Hierro, La Palma, Gran Canaria o Tenerife se erigen como lo que realmente son, un enigma arqueológico que nos abre nuevas interrogantes sobre nuestro pasado... y quizás sobre nuestro futuro.

MUROS SUBMARINOS 
APUNTAN AL ORIGEN ATLANTE DE LAS PIRAMIDES

Las pirámides de Canarias eran la prueba que Thor Heyerdahl necesitaba para encajar el puzzle de su teoría migratoria entre Africa y América. Y al mismo tiempo eran el eslabón que los defensores de la existencia de la Atlántida necesitabas para fortalecer su hipótesis.

Para Emiliano Bethencourth los paralelismos entre la cultura egipcia y sudamericana, como la momificación de los muertos o las pirámides, apuntaban a un origen común de dichas civilizaciones. Un origen común localizado a medio camino entre ambas culturas, junto en el océano Atlántico. Y ese origen común no sería más que la mítica Atlántida. 

Las pirámides canarias, como las momias canarias, vendrían a demostrar -en opinión de Bethencourth- que las islas canarias son el último vestigio de esa civilización que abría existido en el océano Atlántico hace miles de años. Y un reciente descubrimiento viene a unirse a esta sugerente hipótesis. 

El último descubrimiento arqueológico que viene a unirse a la hipótesis atlante para las pirámides e historia guanche en general llegó de debajo del mar, cuando un equipo de submarinistas tinerfeños descubrieron, de forma totalmente casual, unos sospechosos restos de construcciones artificiales bajo el mar, al norte de Tenerife. Para Emiliano Bethencourth los muros sumergidos descubiertos en canarias son "la gota que colma el vaso de la evidencia". 

En base al descubrimiento de pirámides y de esos muros sumergidos en canarias, Bethencourth afirmaba categóricamente: 

"La Atlantida existió, sin ninguna duda. Y podría decir rotundamente que los antiguos guanches y los actuales canarios son el último baluarte de los antiguos atlantes...".



Comentarios

.

.