Follow by Email-desc:Subscribe for Free to get all our newest content directly into your inbox.

Ir al contenido principal

 LIBROS DE MANUEL CARBALLAL EN AMAZON


.


ERRORES COMUNES AL IDENTIFICAR UN OVNI



Cuando los ufólogos presentan su abultado dossier de testigos de alta credibilidad que han visto objetos insólitos en el cielo, a los escépticos detractores del tema OVNI (generalmente mal informados y a veces peor intencionados), éstos suelen argumentar que pilotos, astronautas, científicos y astrónomos son susceptibles de ser engañados como cualquier otra persona técnicamente menos cualificada.



Una apreciación que, lejos de ser errónea, se ajusta bastante a la realidad.

Sin embargo, no es menos cierto que son esta clase de personas las que nos ofrecen mayores y mejores detalles sobre lo observado, siendo ellos mismos los que -por su formación profesional- se encarguen de desbancar una por una todas las posibles explicaciones convencionales a su experiencia OVNI.

El distinguir entre los auténticos OVNIs y los OVIs (Objetos Voladores Identificados) ha sido una de las grandes preocupaciones de los investigadores.

Alían Hendry, conocido estudioso del tema y miembro destacado del Center for UFO Studies (CUFOS), plasmó su preocupación sobre este asunto en su obra The UFO Handbook. De ella se desprenden reveladores datos, alrededor de un 45 por ciento de los casos OVNI que reposan en los mejores archivos ufológicos proceden de experiencias "mal definidas" por sus observadores.

En esta categoría de casos encontramos las visiones de puntos de luz a gran altura o de fenómenos altamente amorfos. La mayoría de estos casos suelen ser explicados convencionalmente.

Hendry insinúa que si un testigo observa en el cielo una luz que no es capaz de identificar, debe proceder a las siguientes observaciones:

- Si la luz está inmóvil en el firmamento es probable que se trate de una estrella o planeta. Estos cuerpos se desplazan tan lentamente que el observador ocasional no aprecia su movimiento.



- Si, por el contrario, la luz se mueve, debemos cuestionarnos sobre su trayectoria. Si es breve nos podemos estar enfrentando a un meteorito, a partículas de polvo o a la reentrada en la atmósfera de restos de "basura espacial".

Ahora bien, con frecuencia esas luces "mal definidas" no cumplen exactamente con estos patrones. En no pocas ocasiones luces de aviones son causa de la presencia de "OVNIs", especialmente -según nos ha demostrado la historia de la ufología- en áreas de experimentación aeronáutica de prototipos de aviones generalmente militares.

No obstan-te, todas estas explicaciones han sido maniqueísticamente utilizadas para intentar desvirtuar sucesos que son inexplicables.

Es el caso, sin ir más lejos, de la oleada de avistamientos OVNI sobre Bélgica (1990-1991), que trataron de ser explicados con la presencia sobre Centro Europa de aviones Stealh norteamericanos, del tipo del caza F-117-A.

Otra causa frecuentemente alegada para explicar casos de OVNIs son los globos-sonda.

La controversia de los OVNIs versus globos-sonda se remonta a los primeros años del fenómeno OVNI en los Estados Unidos, aunque esta interpretación peregrina a ojos de los mismos metereólogos.

Julio Marvizón, conocido investigador de fenómenos aéreos inusuales y respetado metereólogo sevillano, ha afirmado con contundencia en numerosas ocasiones que desde tierra es imposible ver globos sonda y, por tanto, de confundirlos con OVNIs.

Por supuesto que quedan otras causas que pueden llevar a un observador a confundir una luz con un OVNI: dirigibles, bandadas de pájaros, el planeta Venus o unos casi desconocidos fenómenos atmosféricos como los "rayos en bola" se barajan entre las explicaciones más plausibles.

Ahora bien, frente a la batería de posibles explicaciones se enfrenta un abultado número de informes que en nada se ajustan a estos parámetros.

¿Cómo esplicar las "naves nodriza" que describen infinidad de pilotos? ¿O las naves discoidales vistas por célebres astrónomos como Clyde Tombaugh? ¿Y qué decir de la flotilla de objetos que pasó por delante del telescopio de José Bonilla en México a finales del pasado siglo?....

Son casos en los que el "errare humanum est" todavía no puede ser aplicado.



© Carballal,1991



Comentarios

.

.

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.
PARA MÁS INFORMACIÓN O COMPRAR EL LIBRO, PINCHA ARRIBA EN LA IMAGEN.

.

.