Follow by Email-desc:Subscribe for Free to get all our newest content directly into your inbox.

Ir al contenido principal

ASTROARQUEOLOGIA, DEL 1.322 D.C. HASTA 1.519 D.C.


- 1.322 d.C. 

Expone el benedictino Robert de Reading cómo un pilar de fuego fue visto a las siete de la tarde en Uxbridge (Inglaterra). 

Era del tamaño de un pequeño barco y de color pálido, y atravesó lenta y majestuosamente el espacio. Al frente del objeto ardía una llama, encarnada, lanzando grandes rayos de luz a su alrededor. Se oyó un terrible ruido, como de batalla. 

- 1.345 d.C.

21 de Febrero. Los habitantes de la población barcelonesa de Manresa vieron aparecer en el cielo, poco antes del mediodía, una misteriosa luz. 

Dicha luz provenía de la mágica montaña de Montserrat, cruzando el espacio en dirección a la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, sobre la cual se detuvo. 

Fue tal el impacto social de este insólito incidente aéreo, que desde entonces se celebró anualmente el aniversario de la aparición de "la misteriosa Llum de Manresa", incidente estudiado por numerosos ufólogos españoles como Javier Sierra, Luis José Grífol o Andreas Faber Kaiser. 

- 1.355 d.C.

5 de Febrero. En el texto chino titulado Notas de la vida campestre de Tao Zhongyi (en su capitulo 7), se recoge un avistamiento protagonizado por el mismo autor, durante el reinado del emperador Yuan Shum, en la villa de Pingyiang, actual Suzhou. 

Según el texto, al anochecer, Zhongyi pudo ver una enorme nube negra, en la que se movían aparentemente hombres y caballos. La nube, que se movía rápidamente y zigzagueaba, estaba precedida de innumerables llamas grandes como linternas. 

Tan bajo había sido el vuelo del objeto que arrancó las tejas de los techos de varias viviendas del pueblo. 

Verano. Meses después, en Leicester (Inglaterra), dos "banderas", una roja y otra azul, aparecieron en el cielo, pareciendo combatir entre sí. 

- 1.368 d.C. 

Otoño. Durante la dinastía Ming, que se prolonga hasta el año 1644 de nuestra Era, un nuevo avistamiento es relatado por Quian Yong en su Relatos en el Jardín: 

"En mi país se cuenta a menudo que antes del alba, un día, hacia el final del otoño, cuando madura el arroz, el viento se alzó sobre una espesa niebla que cubría el campo. 

Se destacaron dos o tres dragones que volaban dentro de esta niebla, no poseyendo cabeza ni cola. Repentinamente desaparecieron con la niebla...". 

- 1387 d.C. 

Noviembre/Diciembre. En Cronicon Monarchi Leycestrensis Henry Knigton describe cómo fue vista repetidas veces en esta época una luz en el cielo, similar a una rueda ardiente en rotación, o como un barril en llamas, que emitía fuego por la parte superior. 

También fueron vistas "cosas similares" con largos rayos resplandecientes. 

- 1.422 d.C. 

12 de Octubre. Según Yusuke J. Matsumura, en Japón muchos ciudadanos observaron sorprendidos las evoluciones de dos objetos muy luminosos, similares a dos soles, en los cielos. 

También a principios del siglo XV debió producirse el posible avistamiento que inspiró al autor de "La Madonna de San Giovannino", cuadro de la escuela de Filippo Lippi, que muestra, además de la imagen de la Virgen, un extraño objeto luminoso observado por un pastor que se protege con la mano de su fuerte luminosidad, mientras su perro parece ladrar excitado, al OVNI. 

Dicho cuadro, conservado en la Sala di Saturno del Palacio Vecchio de Florencia, se ha convertido ya en una ilustración clásica acerca de los OVNIs en la antigüedad. 

- 1.428 d.C. 

3 de Abril. Exactamente a la una y media de la madrugada muchos de los habitantes de Forli (Italia) vieron en el cielo una llama muy alta en forma de torre, y también una columna que parecía de fuego subiendo en el aire. 

Ese mismo día, entre la una y las tres de la madrugada, fue vista una "lámpara de fuego" manteniéndose en el aire 

-1.461 d.C. 

1 de Noviembre. En la página 143, del libro 9 de la Crónica del Duque de Bourgogne, de la Corte de Felipe el Bueno, se describe cómo fue visto un objeto durante un cuarto de hora sobre la ciudad francesa de Arras, brillante como una barra de hierro y del tamaño de media Luna llena. 

Permaneció inmóvil y después, de repente, el extraño objeto comenzó a subir en espiral, girando, hasta desaparecer en el cielo. 

- 1487 d.C

Junio. El historiador italiano Leone Cobelli recoge en sus Crónicas de Forli el avistamiento de una viga de fuego procedente del Monte Pogiolo, que fue vista volar durante la noche en dirección al propio Forli. 

A la mañana siguiente un objeto similar se plantó en el cielo justo sobre la Plaza Mayor de esta ciudad. 

Agosto. Durante más de media hora, una "rueda de carreta" volando en el cielo fue vista flotar en el aire "igual que una mariposa", viniendo hacia Rávena (Italia), proveniente de los montes Apeninos. 

- 1492 d.C. 

Octubre. Pocos días antes del descubrimiento de América, según consta en el diario de a bordo de Cristóbal Colón, Pedro Gutiérrez y otros miembros de la tripulación pudieron ver una especie de luz, "como una corriente de cera" que se elevaba y bajaba. 

A partir de entonces son innumerables los incidentes aéreos descritos en las crónicas de la conquista de América por cronistas como Fray Bartolomé de las Casas. 

- 1.499 d.C.

Diciembre. A finales de mes y en pleno día, según relata Lycosthenes, tres soles fueron vistos hacia el sur de Polonia. 

- 1.513 d.C. 

4 de Diciembre. Según consta en una carta manuscrito del virrey de la India (Alfonso de Albuquerque) al rey Manuel de Portugal, conservada en el Archivo Nacional de la Torre de rombo (Lisboa), puede leerse este episodio: 

"Y aguardamos allí algunos días que nos diese tiempo para atravesarnos. Y estando allí, en aquel lugar, contra la tierra del Arcipreste Juan, apareció en el cielo una señal de la cruz muy clara y resplandeciente. Y vimos una luz sobre ella que al llegar hasta ella se partió en varias partes sin tocar la cruz ni cubrir su claridad...". 

- 1. 519 d.C. 

Antonio Pigafetta, que participó en la expedición de Magallanes, dejó escrito que sobre la Isla de Biranota fue avistado un disco de fuego.


© Carballal,1991



Comentarios