Follow by Email-desc:Subscribe for Free to get all our newest content directly into your inbox.

Ir al contenido principal

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.
PARA MÁS INFORMACIÓN O COMPRAR EL LIBRO, PINCHA ARRIBA EN LA IMAGEN.

.


ESPIONAJE Y FENÓMENOS PARANORMALES


Insólita. No podría calificar de otra forma aquella situación. Me encontraba en el interior de un poderoso todoterreno, de cristales tintados, equipado para el más sofisticado espionaje electrónico. El radiocasette del coche, al pulsar un botón, salía del salpicadero convirtiéndose en una pantalla de televisión, donde se grababa todo lo que acontecía en la calle en que se estacionase el vehículo, a través de las cámaras de vídeo ocultas en la carrocería del automóvil. Ordenadores con acceso inalámbrico a internet, y otras maravillas informáticas, convertían aquel todoterreno en un “coche fantástico” digno de un film de James Bond. Conducía un funcionario de la CIA destinado en España, y a su lado el Coronel Juan Alberto Perote, ex-número dos del Centro Superior de Información de la Defensa (CESID), quién me había posibilitado aquella reunión.


El objeto de mi entrevista con Perote y el de la CIA, era mostrarles la fotografía de una conocida vidente madrileña, implicada en el famoso “affaire” UMMO, para comprobar si mi intuición era correcta. Suponía que esa mujer era una de las videntes que ha colaborado con el Servicio Secreto español en tareas de intoxicación, y solo existía una forma de comprobar si mis deducciones eran correctas. Así que extraje la foto de mi cartera y se la mostré a los dos espías.

- ¡Hombre, mira quien es! -exclamó el de la CIA sin un ápice de duda-. Claro que la conocemos. Su hija es funcionaria en el servicio de Juan Alberto, y ella es una de las videntes que ha colaborado en algunas ocasiones con “La Casa”...

Perote confirmó lo expuesto por el funcionario de la CIA, que resultó ser un auténtico experto en la utilización de lo paranormal con fines de espionaje, y que me sorprendió con informaciones sobre el Triangulo de las Bermudas, el Area 51, etc, que yo no vería reflejadas en la prensa hasta muchos meses después. Al parecer la mujer de la fotografía, ex-amante y colaboradora del creador del mayor fraude ufológico en la historia de España -y quizás del mundo- era una de las videntes que colaboran con el CESID en tareas de intoxicación y desinformación... Pero empecemos por el principio.

Intoxicacion paranormal

Hacia 1972 los servicios de información estaban muy deslavazados. El Servicio de Información de la Dirección General de Seguridad, el de Inteligencia Exterior y Contrainteligencia, los de la Policía, Guardia Civil y los tres ejércitos... Cada uno de ellos con sus propios intereses, infraestructura y capacidad operativa. Pero, para cuando se creó el Servicio Central de Documentación (SECED), fundado por el Almirante Carrero Blanco, y dependiente directamente de Presidencia del Gobierno, la CIA había colonizado completamente el espionaje español. Hasta tal punto que, debido a que nuestros espías carecían de infraestructura técnologica, debían solicitar a sus amigos yankis los micrófonos (“canarios” en la jerga de inteligencia), cuando necesitaban escuchar conversaciones de sus objetivos. Claro que la CIA ponía como condición que fuese uno de sus técnicos quien colocase los “canarios”, accediendo por tanto a la información obtenida por el SECED. En aquella época, según confesó a EOC José Ramón Piñeriro -Comisario Jefe de la Brigada Político Social de la Policía franquista- “los de la CIA se pasaban casi a diario por la Comisaría para enterarse de las últimas novedades. Y en más de una ocasión yo mismo he participado en operaciones, dentro y fuera de España, con agentes de la CIA”.


Aquel colonialismo del espionaje español a manos de los americanos, que en aquellos años habían comenzado a experimentar con psíquicos en la “visión remota”, sin duda influiría en que algunos funcionarios del SECED, y más tarde del CESID, se planteasen el uso de videntes como algo razonable.

Quien esto escribe, por poner un ejemplo, ha tenido la oportunidad de reunirse con funcionarios del FBI, como el Coronel Robert Ressler, que han utilizado videntes en la investigación de algunos casos de asesinos en serie, y que confirman su utilidad practica. Lo interesante es que en mi reunión con el Coronel Ressler se encontraba presente J. L. C., subteniente de la Guardia Civil y funcionario del CESID...

En Barcelona, además, nos entrevistamos con Domingo Pastor Petit, uno de los espiólogos más reputados de Europa, y autor de obras fundamentales como “Diccionario enciclopédico del espionaje”, “La Guerra psicológica en las grandes dictaduras”, y otros muchos. Según declara Pastor Petit a EOC: “no puede desestimarse el uso de la telepatía y la hipnosis en el campo del espionaje del siglo XXI, como ya se ha utilizado en el siglo XX”. Y Pastor Petit sabe de lo que habla, no en vano entre sus fuentes se encuentran altísimos mandos de la CIA, el KGB, etc.

Fue el General Gerardo Mariñas, director general del CESID cuando Perote ingresó en “La Casa” -y con quien EOC se ha reunido en exclusiva, en su retiro gallego- quien recibió la orden de Rodriguez Sahagún de independizar al espionaje español de las influencias de la CIA. Así los primeros agentes secretos del nuevo Servicio Secreto patrio fueron formados con agentes del MOSSAD, considerado el mejor servicio secreto del mundo, y extremadamente familiarizado con lo paranormal. No en vano Uri Geller fue uno de sus colaboradores más activos.

El General Mariñas, veterano del Sahara, y que en sus libros no duda en mencionar temas tan sugerentes como los yinns musulmanes, las pinturas de Tassilli, etc., terminaría encarrilando al Coronel Perote al frente de la AOME, Agrupación Operativa de Misiones Especiales. En otras palabras, el grupo de élite del CESID. Y los encargados, en 1982, de localizar psíquicos que pudiesen influenciar telepáticamente a otras personas... O eso sugieren los documentos ha que ha tenido acceso EOC. Para ello acudieron, entre otras fuentes, a la Sociedad Española de Parapsicología, consultando, entre otros, al psicólogo y parapsicólogo que ideó el affaire UMMO. Una sospechosa casualidad.

Pero, además de los “auténticos” paragnostas, el CESID ya tenía experiencia en utilizar a videntes como agentes de intoxicación. Ya que la creencia en lo paranormal y el ocultismo que profesan muchos políticos y diplomáticos, los convierte en objetivos mucho más vulnerables a través de estas técnicas, que si sus despachos fuesen acribillados con micrófonos y cámaras secretas.

En su libro “Yo entré en el CESID” (Plaza y Janés, 1997), la prestigiosa periodista Pilar Urbano profundiza en distintos aspectos de nuestro espionaje. En la contraportada del libro, los lectores pueden leer los títulos de los principales capítulos de la obra, desarrollados posteriormente en el interior. Sin embargo, los más perspicaces se habrán percatado de que han sido “censurados” dos capítulos del libro, que aparecen reseñados en la contraportada del mismo: “VK da señales de vida” y “La Pitonisa y el Polaco”. Interrogada por EOC en relación al segundo, Pilar Urbano nos confesó que se trataba de una operación desarrollada por el CESID, para extraer información -y a la vez intoxicar con desinformación- a un diplomático de la Embajada polaca en Madrid, fervientemente apasionado por lo paranormal. Para ello “La Casa” introdujo en el circuito de la vida social de la diplomacia madrileña dos agentes que, haciéndose pasar por importantes empresarios interesados en lo esotérico, establecieron contacto con el polaco, convenciéndole de que la mejor vidente de Madrid era una conocida pitonisa -colaboradora del CESID- a la que se cercioraron de que consultase. La vidente recibía información privilegiada de “La Casa”, que no aparecería en la prensa nacional hasta días mas tarde, convenciendo de esta forma al diplomático de sus poderes psíquicos, y convirtiéndose en su confidente. De esta forma el CESID tenía acceso a los secretos del Bloque del Este en plena reconversión perestroika, y al mismo tiempo podían desinformar al espionaje comunista, a través de las informaciones falsas que la vidente pasaba al diplomático, debidamente instruída por el CESID...

Mentiras arriesgadas

El mundo del espionaje en España se ha interrelacionado con más frecuencia de la que suponemos con el mundo paranormal. La misma Pilar Urbano menciona en su libro sobre el CESID la hábil estrategia de los espías del KGB en las islas Canarias, haciendo ver que los buques rusos que patrullaban el archipiélago afortunado, en busca de los submarinos norteamericanos que cruzan esas aguas antes de entrar en el mediterráneo a través de Gibraltar, en realidad estaban buscando el mítico continente de la Atlántida. Sin saberlo, los periodistas esotéricos canarios que con entusiasmo divulgaban la presencia de los buques rusos que buscaban el mítico continente en sus amadas islas, en realidad estaban colaborando inconscientemente con el servicio secreto soviético, al dar cobertura a su imaginaria pantalla. El CESID, conocedor de estas ingeniosas estrategias, utilizadas por todos los servicios secretos del mundo, no ha dudado en apuntarse al carro, usando el mundo de los ovnis, lo paranormal y el esoterismo, como un extraordinario campo de experimentación psicosocial, y una inmejorable pantalla para ocultar otros intereses bastardos.

En su día EOC (nº4) desveló las escandalosas operaciones realizadas en España para ocultar estrellamientos de aviones espía norteamericanos, misiles portugueses y nuevos prototipos aeronaúticos, detrás de la pantalla ovni. Evidentemente es mucho menos incómodo que los testigos de esos incidentes describan la evolución y trayectoria de un objeto volador desconocido -lo que en definitiva es realmente para testigos no familiarizados con la aeronaútica militar- que se accidenta en una población española; que prototipos aeronaúticos, pruebas balística u otras experiencias militares ilícitas. Alguna de esas hábiles manipulaciones ha sido ya desenmascarada en el Congreso de los Diputados, previa interpelación parlamentaria al Ministerio de Defensa de España.

Según declaran a EOC ex-funcionarios del CESID como el Capitán Luis B., que dejó “La Casa” tras recibir dos tiros de una agente del Mossad durante una operación en Israel, hasta en la base americana de Zaragoza se han ocultado aviones extraños bajo el disfraz ovni... “y Manglano lo sabe, Manuel, Manglano lo sabe todo...”.

También en su momento EOC descubrió algunas operaciones de guerra psicológica de diferentes servicios secretos, como la proyección de una imagen holografica de la Virgen María sobre el malecón de La Habana, desde un submarino norteamericano, con objeto de desestabilizar el régimen castrista. Según a declarado a EOC el General Tshillishen, ex-viceministro del Servicio Secreto y la Policía mongolas, destinado en Cuba durante la aparición de “La Virgen” holográfica, operaciones psicológicas como estas, producen un resultado en la moral y ánimos del “enemigo” equivalentes a una división de infantería, pero mucho mas barato. Además, la manipulación de las creencias de un colectivo, puede condicionar extraordinariamente su comportamiento, además de hacerlo predecible y controlable. Por no hablar de la posibilidad de ocultar tras esas supuestas apariciones milagrosas o sobrenaturales, todo tipo de experimentos secretos. Y de la misma forma que estoy en disposición de demostrar que esas maniobras de manipulación continúan produciéndose, puedo probar que algunos conocidos ufólogos españoles han pretendido establecer un contrato laboral con los militares, para asesorar su actitud pública para con estos temas y, sin duda, ocultar tras el mito OVNI todo tipo de manipulaciones. Otros investigadores, mucho más críticos con la manipulación que de lo paranormal hacen los militares, hemos tenido que sufrir en nuestras propias carnes seguimientos, y presiones por parte de funcionarios del CESID. E incluso el oportuno robo de nuestros archivos sobre este tema...


Comentarios

.

.