.
.

LA MEDICINA MAGICA Y LA FARMACOPEA DE LA SELVA

chamanismo


Curanderos, meigas, chamanes y médicos-tradicionales:

Despreciados y difamados por la medicina oficial, los médicos-tradicionales, brujos, meigas, marabús y curanderos de todas las culturas, poseen desconcertantes conocimientos botánicos y fisiológicos que, sin embargo, podrían enriquecer nuestro conocimiento de la enfermedad y la lucha contra el dolor. Hemos recorrido diferentes países de Africa, América y Europa, para conocer in situ a los médicos-tradicionales de distintas culturas.


Supongo que muchos turistas, que buscando repelente de insectos, preservativos o aspirinas, hubiesen entrado en aquel local de La Habana se sorprenderían ante el cartel que presidía las estanterías semivacías de la céntrica farmacia: 

Aquí usted puede adquirir su Medicina Tradicional Natural”. 

Ese sencillo cartel supone un excelente síntesis de la pacificación entre medicina alopática y homeopática que ha llegado a Cuba. Uno de los países que posee los médicos con mejor formación académica y que, sin embargo, no teme acoger la medicina tradicional en su seguridad social, en sus hospitales, y en sus farmacias… ¿cual es el secreto? ¿Acaso la medicina oficial en Cuba presta crédito a los curanderos y sanadores (charlatanes para muchos) que en el resto del mundo los Colegios Médicos persiguen como a la peste? ¿Se trata de un ejemplar ejercicio de tolerancia y reconocimiento al saber de nuestros mayores…? Solo en parte. 

El bloqueo que sufre el pueblo cubano hace que los medicamentos escaseen en toda la isla, y las “famélicas” estanterías de aquella farmacia eran un buen ejemplo. Y a causa de esas carencias farmacológicas, a los médicos “oficiales” no les quedó más remedio que acudir a los “hierberos” y a los “médicos tradicionales” que, desde hace generaciones, sanaban a sus vecinos con extraños ungüentos y pócimas mágicas… De esta forma, llevados por la necesidad, la moderna medicina “científica” y la tradicional medicina “mágica” han encontrado en Cuba su punto de intersección. 

En diferentes viajes a la isla médicos, ATS y personal sanitario de toda índole nos comentaron los beneficios que la medicina tradicional puede aportar a la ciencia médica. Mas aún, algunos incluso nos acompañaron a las consultas de esos “médicos-brujos”, que combinan la farmacopea natural, la manipulación de “las energías”, y sistemas de diagnóstico que rayan lo extrasensorial… Algo que solo habíamos visto antes en Africa, la cuna de esa misma medicina tradicional cubana, y de toda la humanidad.

FARMACOPEA DE LA SELVA.

"Cuando yo era niño, mi zona natal fue invadida por una plaga de langosta. Un anciano, vecino nuestro, quemó una "medicina" en su campo para alejarla. Al cabo de unas horas, las langostas habían arrasado todas las cosechas, hierba y árboles de la zona, dejando a todo el mundo con la aterradora perspectiva de una próxima época de hambre. Con mis propios ojos vi que, a pesar de que todas las cosechas limítrofes estaban devastadas, la cosecha de mi anciano vecino había permanecido intacta. Había oído hablar antes de los increíbles poderes de las "medicinas tradicionales", pero era la primera vez que las constataba personalmente..."


Quien ésto nos cuenta es un observador excepcional del folcklore, tradición y filosofía africanas, el Dr. John Mbiti. Nacido en Kenia en 1931, John Mbiti tuvo la posibilidad de cursar estudios universitarios en Uganda, Estados Unidos y Gran Bretaña, donde se doctoró en Filosofía. Pese a ello, jamás perdió el contacto directo con su pueblo, al que viajaba cada año. Esta equilibrada mezcla de tradición y formación indígena y occidental hace del Dr. Mbiti una de las opiniones más objetivas y cualificadas sobre la medicina tradicional africana. Sus obras, "Concept of God in Africa" (1970), "The prayers of Africa" (1975), o "African religions and Philosophy", entre otras, son valiosas herramientas para comprender el complejo mundo tradicional africano.

Resulta especialmente interesante el testimonio de un doctor en filosofía, profesor universitario y de marcada formación occidental, que confirma tantos relatos espectaculares sobre los prodigiosos poderes de la "medicina tradicional".

Este concepto de "medicina tradicional" no se limita al tratamiento de las dolencias físicas del organismo humano, ya que en la particular religiosidad y filosofía tradicional africana, el hombre forma parte de un complejo entramado ontológico en estrecha relación con Dios, los espíritus, los antepasados, los animales y plantas y los objetos y fenómenos sin vida... Por esta razón, en los tratamientos para combatir el mal en cualquiera de sus manifestaciones, la "medicina tradicional" africana utiliza en sus diagnósticos, terapias y remedios, herramientas tan diversas y dispares como trances, ungüentos animales, plantas medicinales, espiritismo, mancias, piedras mágicas, danzas rituales, etc.

En sus estudios, el Dr. Mbiti refleja claramente que las diferenciaciones entre los "especialistas" hechas habitualmente por los antropólogos, a saber: brujos, curanderos, hacedores de lluvia, reyes y sacerdotes, normalmente no existen. Con frecuencia, un mismo personaje realiza varias de esas actividades, ocupando, lógicamente, un importantísimo papel social en la tribu o aldea.

Resulta fácil comprender ese "pluriempleo" de los médicos tradicionales africanos, conociendo la estructura de su sistema de creencias. Creencias en las que resulta incomprensible asumir conceptos como virus, tumor, célula, etc. Cuando un niño enferma de malaria, sus padres no pueden aceptar sencillamente que la picadura de un mosquito originó ese mal. Si ese mosquito picó a su hijo y no a otro niño, es por alguna razón, y esa razón aparece siempre ligada a la actividad de un espíritu o a un acto de hechicería.

Tal vez esa concepción mágica de la enfermedad es la que llevó a los colonos, misioneros y “civilizadores” blancos, a despreciar despóticamente a los médicos tradicionales, acusándolos de charlatanes, estafadores y fraudulentos. Y todavía hoy algunos antropólogos, médicos y demás ralea “racional” repite cuan eco aquellas viejas y pretenciosas voces “civilizadas” que considera un engaño cualquier tipo de medicina no certificada en una universidad… lamentable limitación.

Sin embargo, afortunadamente, cada vez más profesionales comienzan a replantearse que, tras esa compleja red de creencias ancestrales que parapetan la curación de los médicos tradicionales, se ocultan conocimientos valiosísimos para el avance de la medicina.

Algunas de las técnicas, aparentemente absurdas, de los médicos-brujo han resultado ser tremendamente efectivas. Pondré algún ejemplo. La mordedura de las serpientes "mamba-negra" es mortal. Se suponía que una persona muere a los cinco minutos de una mordedura. Sin embargo, inmediatamente después de la mordedura de uno de estos reptiles, el médico tradicional cavaba un agujero en el suelo igual a la estatura de la víctima. Quemaba leña en el agujero y lo cubría de hojas medicinales. Una vez quemada la leña, ponía aparte las brasas y colocaba a la persona, ya aparentemente muerta, en el agujero, cubriéndola seguidamente de más hojas medicinales y colocando nuevamente las brasas sobre esas hojas. El carbón no tocaba el cuerpo, pero éste recibía el efecto benéfico de las hierbas a través de los poros de la piel abiertos por el calor. Inmediatamente, la persona vomitaba y recobraba el conocimiento, tras lo cual el curandero le aplicaba otros remedios hasta su total recuperación. La tribu entonces consideraba que el médico tradicional había resucitado al muerto (existen muchos relatos de estas supuestas resurrecciones aparentemente milagrosas). 

Recientemente, la ciencia ha llegado a descubierto que la serpiente "mamba-negra" produce una catalepsia a la víctima antes de la muerte real, la cual se produce una hora después de la mordedura.

Efectivamente, no se trata de una resurrección, pero lo cierto es que el médico tradicional sabía, por alguna razón desconocida (probablemente relacionada con la observación de los animales), que el enfermo sólo estaba en coma, y conseguía sanarlo a través de un sistema tan espectacular como éste.

Otro ejemplo: en Zambia existe un tipo de árbol que al ser cortado expulsa un líquido que, al alcanzar el ojo humano daña gravemente la retina en poco tiempo. Cuando esto sucede, el médico tradicional trae a una nodriza. Esa mujer echa unas gotas de leche de sus senos en el ojo herido y éste se recupera inmediatamente.

Para el indígena africano ni la mordedura de la serpiente ni la savia que daña su ojo son casuales. ¿Por qué es precisamente él quien sufre ese daño y no otro? La causa última siempre es localizada en la brujería, los espíritus o similares. De ahí que el remedio físico de urgencia haya de ser complementado por remedios espirituales.

Algunos personajes que tuvimos oportunidad de conocer en Centro-Africa son sumamente representativos al respecto como Ñao, el hechicero de Ionasa, o Yangia, curandero mozambiqueño.

Estos personajes, como Ñao, presentan un inquietante aspecto. Con el cuerpo protegido por una especie de "armadura" de paja y ancho antifaz, junto con su hacha de piedra, sabrán espantar a los malos espíritus que traen la desgracia. Sus danzas y escalofriantes gritos aterrorizarían al más pintado... vivo o muerto. Doy fe de ello. Pero sería un error detenerse en sus estrambóticas danzas, y en su ridículo aspecto para enjuiciar su magia. Más allá de esas creencias ancestrales, que Ñao heredó de sus mayores, se ocultan los conocimientos de generaciones y generaciones de nativos, que han sabido desentrañar los secretos de la selva, para curar el dolor de sus semejantes…

FORMULAS MAGICAS Y UNGÜENTOS SECRETOS

Hace pocas semanas, en un mercado de Noadibou, en la frontera de la República Islámica de Mauritania, podíamos fotografiar a algunos “marabus” (médicos tradicionales islámicos) comercializando sus ungüentos secretos y sus extrañas pócimas mágicas. Pocimas y ünguentos muy similares a las que habíamos visto en otros mercados parecidos, en otros puntos de Centro-Africa.

Más allá de los productos vegetales, las sales, las arcillas e incluso los excrementos animales son útiles en la farmacopea de la selva. La boñiga de vaca, por ejemplo, entra en una fórmula contra la hepatitis, la de gallina contra la enuresis, etc.

No es fácil, sin embargo, conocer el contenido íntegro de las recetas tradicionales. Los curanderos, absolutamente discretos en su trabajo, guardan infinidad de secretos. Habitualmente, por ejemplo, presentan a su paciente el remedio molido, precisamente para que no pueda conocer los ingredientes.

Algunos misioneros y cooperantes occidentales, fascinados por esos secretos mágicos, han dedicado su vida a estudiar los efectos curativos de esas formulas secretas, llevándose grandes sorpresas. De hecho, voces tan autorizadas como el Dr. Juan Bartolomé Martín, Coordinador de la Ayuda Humanitaria Española en el Tercer Mundo, y médico con gran experiencia en Somalia, Ruanda, etc, nos confesaba su admiración por los conocimientos botánicos y médicos de los brujos y hechiceros tradicionales en Africa, la India, Sudamérica, etc.

“¿Sabes que incluso hay algunos que son capaces de controlar sus constantes vitales hasta casi detener su propio corazón” -nos confesaba el Dr. Bartolomé hace pocas semanas en pleno desierto del Sahara-.

Más aún: existen algunos casos en los cuales nativos graduados universitarios de vocación tardía, colgaron de pronto su título para retornar a sus aldeas y convertirse en curanderos.

Eso ha facilitado la convivencia de medicina convencional y curanderismo en Africa. Hemos visto personalmente muchos ejemplos.

En Nwabala (Malawi) nos reunimos con el Dr. Herman Nknoma (los indígenas llaman doctor a cualquier sanitario o practicante), responsable de un centro médico de la zona. Tras una larga conversación, el Dr. Nknoma nos muestra la "despensa de medicamentos". La imagen es caótica: una estantería de madera alberga unas cajas de aspirinas, algunas de preservativos, alcohol, vendas y poco más.

"Igual que en otras muchas poblaciones indígnas del mundo -confiesa Herman Nknoma- los médicos no tenemos más remedio que convivir con los curanderos, porque resulta materialmente imposible disponer de medicamentos para todos los enfermos". 

Este planteamiento resulta absolutamente comprensible teniendo en cuenta que en algunas semanas, hasta dos mil enfermos han pasado por el centro médico que el Dr. Nknoma dirige con la única ayuda de un grupo de voluntarios mínimamente instruidos. Las palabras del Dr. Nkoma podían haber sido pronunciadas por el farmacéutico de La Habana para resumir la idéntica situación de ambas medicinas…




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas

Avistamientos (33) Misterios de la Antigüedad (32) Testigos de Avistamientos (22) Hitos de la Astroarqueología (14) Contactados (12) Dioses de la Antigüedad (12) Top-Secret (10) El Retorno de los Dioses (9) Esoterismo (9) Expedientes (9) Viajes (9) El Mito de la Segunda Venida (8) Egipto (7) Falsos Misterios (7) Misterios Resueltos (6) Noticias (6) Parapsicología (6) Mauritania (5) Perú (5) Religiones del Mundo (5) Abducidos (4) Controladores Aéreos (4) Entrevistas (4) Guatemala (4) Magia (4) México (4) Oleada Gallega (4) Profecías (4) Radaristas (4) Camino de Santiago (3) Ilusionismo (3) Islas Canarias (3) La Ruta de la Luz (3) Manuel Delgado (3) Materia Reservada (3) Medicina Ancestral (3) ONG (3) Petroglifos (3) Prototipos (3) Sociología OVNI (3) Acciones Solidarias (2) Alertas OVNI (2) Astronautas (2) Astronaves (2) Bestiario (2) Bolas de Fuego (2) Chamanismo (2) Clave 33 (2) Comando Asthar (2) Enrique de Vicente (2) Errores en la Identificación OVNI (2) Grupo Aztlán (2) Guardia Civil (2) Güimar (2) Hombres Lobo (2) Jimmy Carter (2) Libros (2) Licerio Moreno (2) Misión Rama (2) Nepal (2) Pirámides (2) Roswell (2) Sixto Paz (2) Tikal (2) Túnez (2) UMMO (2) Yinnas (2) Acción Guardiana Internacional (1) Aerostatos (1) Airship (1) Alejandro Agostinelli (1) Andreas Faber Kaiser (1) Apariciones Marianas (1) Apolo XVI (1) Area 51 (1) Arqueología Psiquíca (1) Asociación Adonai (1) Aviones Espías (1) Aviones Negros (1) Bill Clinton (1) Campos Morfogenéticos (1) Citas y Frases (1) Clave 26 (1) Colectivo Humanidad Solar (1) Confederación Intergaláctica (1) Coronel Munaiz (1) Criptozoología (1) Cuba (1) Desapariciones (1) Dioses Intraterrestres (1) Dirigibles (1) Dr. Francisco Julio Padrón (1) Dr. Simon (1) EBEs (1) Edgar Michell (1) El Niño Pintor (1) Elizabeth Prophet (1) Encuentros con Humanoides (1) Energía Vril (1) Erich von Dániken (1) Esfinge (1) Eugenio Siragusa (1) F-117 (1) Fernando Sesma (1) Fraternidad Cósmica (1) Galdar (1) General Angel Bastida (1) Giorgio Bongiovanni (1) Globos Sonda (1) Groom Lake (1) Grupo Buru (1) Grupo Éxodo (1) Grupos Canarios (1) Gurú Ma (1) Guías Extraterrestres (1) Haití (1) Hector Escalante (1) Heliodoro Nuñez (1) Hijos del Sol (1) Hitler (1) Hugo Chávez (1) Implantes (1) Israel (1) Jaime Maussan (1) Javier Sierra (1) Joseph Guijarro (1) José Antonio Silva (1) José María Oliart (1) Juan José Benítez (1) Justo Miranda (1) La Atlántida (1) La Ballena Alegre (1) Leyendas (1) Lockheed F-117A Stealth Fighter (1) Marian Keech (1) Matrimonio Hill (1) Mayas (1) Meseta de Giza (1) Mexico (1) Milagros (1) Momias (1) Máximo Camargo (1) Nazca (1) Nucleo Alción (1) Orlando Rimax (1) Oscar Rey Brea (1) Ovnis Nazis (1) Pascual Vazquez (1) Paul Bennevitz (1) Platillos Terrestres (1) Proyecto Aurora (1) Punta de Flecha (1) Richard Price (1) Ronald Reagan (1) Rupert Sheldrake (1) Sai Baba (1) Scott Corder (1) Scott Corrales (1) Teniente Coronel Angel Bastida (1) The Matrix (1) Tscharanowsky (1) Ufólogos (1) VTOL (1) Vimanas (1) Waverider (1) Zahi Hawass (1)