Follow by Email-desc:Subscribe for Free to get all our newest content directly into your inbox.

Ir al contenido principal

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.
PARA MÁS INFORMACIÓN O COMPRAR EL LIBRO, PINCHA ARRIBA EN LA IMAGEN.

.


TESTIGOS OVNI DE ALTO NIVEL



Las personas más desinformadas argumentan a menudo que sólo quienes tienen un bajo nivel cultural o escasa relevancia social aseguran haber visto OVNIs, en un patético intento por ganar popularidad y causar asombro entre sus semejantes. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Líderes políticos, religiosos, intelectuales de reconocido prestigio, científicos de todas las disciplinas, astrónomos, astronautas, militares y artistas han confirmado reiteradamente haber sido también testigos de un fenómeno que no admite discusiones de sexo, raza o condición social. He aquí, para cerrar todas las dudas, sus testimonios.




Fernando Martínez (nombre supuesto) es un joven electricista gallego que en 1986 protagonizó una experiencia OVNI y un encuentro con los tripulantes del mismo. A pesar de haber exigido siempre el anonimato, ya que no buscaba ningún tipo de protagonismo, en 1987 un semanario español de gran tirada publicó un reportaje sobre su caso en el que aparecía su fotografía. El destino quiso que un ejemplar de aquel número cayera en manos del superior de la empresa eléctrica donde trabajaba; la reacción fue fulminante: "alguien que ve marcianitos verdes no es digno de confianza en esta empresa, y sólo merece ser despedido..."

El agente J. T., veterano guardia jurado del Casino Montesblancos, de Zaragoza, fue uno de los testigos que en su día pudimos entrevistar con relación al macroavistamiento del 2 de Febrero de 1988 (fecha en que varios OVNIs fueron avistados por miles de testigos en toda España). Cuando la noticia de que durante su vigilancia nocturna había visto un OVNI llegó a sus superiores, fue inmediatamente reprendido y degradado profesionalmente. "¡Quien ve "platillos volantes" mientras está de guardia es que no está bien... !".

El señor J. T., veterano y responsable profesional, confesó a quien esto escribe que posteriormente había visto un OVNI durante otra guardia, pero no se lo comentó a nadie por temor a otra reprimenda.



Estos casos son un buen ejemplo de la intolerancia inquisitorial que aún pervive en ciertos sectores profesionales de nuestra sociedad. A pesar de quedar lejos de los míticos "hombres de negro" y otros "censores OVNI", aún existe un fanático dogmatismo en algunos individuos para con el fenómeno, afirmando que quien ve "platillos y marcianitos" es un alucinado o un mentiroso.

Evidentemente este absurdo planteamiento cierra los ojos a la incuestionable evidencia OVNI. No es de recibo decir que "siempre son analfabetos o ignorantes los que ven OVNIs". Nada más lejos de la verdad. El cúmulo de evidencias sobre la realidad objetiva del enigma es tan sólido, abundante e incuestionable (sin entrar en discusiones sobre la naturaleza de esos OVNIs; esto es, cuerpos o sustancias de desplazamiento aéreo y naturaleza desconocida para el/los observador/es) que negar su existencia cae ya en el absurdo. Y ese dogmatismo que sufrieron tanto Fernando Martínez como el agente J. T. nos permite deducir por qué en muchas ocasiones personas de alto nivel cultural y profesional, personajes públicos (políticos, actores, etc.), o importantes científicos o intelectuales optan por ocultar sus experiencias personales por temor al ridículo.

Afortunadamente muchos de estos testigos de sólida formación cultural, o al menos de gran prestigio profesional (que nada tienen que ganar narrando su experiencia y sí mucho que perder), asumen el riesgo de poner en entredicho su credibilidad describiendo a los ufólogos sus episodios OVNI.

Incluso grandes mitos del cine, del deporte o del arte los han protagonizado. La famosa actriz norteamericana Eike Sommer vio un OVNI esférico de un 6 metros de diámetro en 1978 desde el jardín de su casa en Los Angeles. Según la actriz, "aquello venía hacia mí, y yo huí escondiéndome dentro de la casa hasta que desapareció".

El popular boxeador Muhammad Alí también fue seguido por un OVNI. En su caso ocurrió mientras entrenaba en el Central Park neoyorkino, en 1972. "Era una gran luz, muy brillante, que parecía observarme", explicaría.

Por supuesto, ambos tuvieron que soportar bromas y chanzas de los periodistas, como ha ocurrido con tantos otros testigos. Y no hablemos ya de casos como los de las actrices Linda Evans o Shirley McLaine, que incluso afirmaron haberse comunicado con los tripulantes de esos OVNIs.

Pero, ¿son más válidos para el ufólogo los casos de Sommer, Alí, u otros famosos? En absoluto. La fama no es sinónimo de fiabilidad. Sin embargo, el hecho de que estos personajes públicos arriesguen sus imágenes con tan sorprendentes declaraciones, merece al menos nuestra atención.

Policías, médicos, militares, científicos, técnicos y otros profesionales de rigurosa formación universitaria abundan entre los listados de testigos OVNI, e incluso en muchas ocasiones no como únicos testigos. De hecho, tras un muestreo estadístico de 24.0000 informes mundiales, sólo el 37% de los casos habían sido reportados por un solo testigo: el 63% habían sido observados por dos o más testigos, siendo muchos de ellos universitarios de alta credibilidad. Más aún, en ocasiones dichos testimonios no sólo se refieren a un encuentro casual con un OVNI, sino que en ocasiones aluden a encuentros con tripulantes o contactos.

Joaquin Goyenechea es un reconocido y prestigioso letrado catalán. Su bufete es uno de los más respetados de España y su curriculum incólume profesionalmente. Razón suficiente para al menos escuchar con atención sus relatos sobre su asistencia a avistamientos y contactos OVNI previa cita, junto al contactado peruano Sixto Paz.


© Carballal,1991



Comentarios

.

.