Follow by Email-desc:Subscribe for Free to get all our newest content directly into your inbox.

Ir al contenido principal

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.
PARA MÁS INFORMACIÓN O COMPRAR EL LIBRO, PINCHA ARRIBA EN LA IMAGEN.

.


MARGARITA RUIZ DE LIHORY: HISTORIA DE LA MANO CORTADA



Siendo la Marquesa de Villasante una mujer tan popular en su época, no es de extrañar que los medios de comunicación prestasen gran atención al entierro de la única hija de la famosa pintora, reportera y espía. Y los archivos nos permiten encontrar hoy imágenes que inmortalizan la escena de numerosos curiosos siguiendo el féretro de la pequeña Margot camino del cementerio.



Pero por esa popularidad también es comprensible que los mismos medios se cebasen en el caso en cuanto estalló el escándalo. Y eso ocurría exactamente en la tarde del sábado 30 de enero de 1954.

Un joven llamado Luis Shelly se presentó en el Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid, donde interpuso una denuncia contra su propia madre, la Marquesa Margarita Shelly Ruiz de Lihory. Según el acta de "COPARECENCIA Y DENUNCIA" que obra en mi poder, el joven Luis Shelly afirmaba: “Que su madre Doña Margarita Ruiz de Lihory Resino, que habita en el domicilio antes indicado, de unos 67 años, tiene la costumbre o monomanía de tener siempre gran número de animales en casa y fuera del domicilio, a veces hasta en número de cuarenta, algunas veces más.".

Según afirmaba Luis Shelly, su madre, viuda de sesenta y siete años de edad, con domicilio en la calle Princesa número 72, 3º Dcha., sentía un amor desmedido por los animales, manteniendo en dicho domicilio a 17 perros, 3 gatos, 10 o 12 canarios y 2 tórtolas. Pero lo grabe, según afirmaba el denunciante, es que cuando sus animales morían procedía personalmente a su disección, "cortándoles la lengua, sacándoles en corazón y arrancándoles el pellejo...”.

Naturalmente ese "hobby", aunque extraño, no es constitutivo de delito. Pero según afirmaba Luis Shelly, el 19 de enero anterior, a las 12/50, había fallecido en el domicilio materno, su hermana Margot -de 42 años-. Esa noche, según el denunciante, habían encontrado sobre la cama de la fallecida, unas tijeras y unas pinzas de las utilizadas por la Marquesa para sus supuestas disecciones de animales. A tan inquietante descubrimiento vino a sumarse la desazón manifestada por una criada de la Marquesa -Luisa- que habría abordado a Luis Shelly y a sus hermanos José María y Juan, advirtiéndoles sobre el extraño comportamiento de Doña Margarita aquella noche: "Me ha pedido la garrafa grande de alcohol y el paquete grande de algodón. Y ha manifestado que quiere quedarse sola con el cadáver esta noche".


Así comienza una historia que acaparó durante semanas las primeras páginas de la prensa española, y que al parecer provocó una intervención del mismísimo Caudillo.

Ante la denuncia del joven, el juez instructor ordenó un registro en casa de la Marquesa, en el que se descubrieron unos ojos humanos, una lengua y una mano de mujer hábilmente amputadas. Ante este hallazgo se ordenó la exhumación inmediata del cuerpo de Margot, descubriéndose que todos los miembros pertenecían a la hija de la Marquesa. La misma morbosa pericia que la Marquesa había demostrado con la disección de sus perros, y que sin duda se debía a sus estudios de medicina, había sido empleada para amputar la mano, los ojos y la lengua del cadáver de su hija. Que además había rasurado de vello completamente, siguiendo la costumbre islámica.

Durante sus largas permanencias en Marruecos Margarita Ruiz de Lihory había tenido contacto con diferentes sectas islámicas, y con sus rituales, o al menos esta es la única explicación que los historiadores han encontrado para justificar su insólito comportamiento. Tanto la Marquesa como su pareja, José María Bassols, fueron puestos a disposición policial y conducidos al Psiquiátrico Penitenciario de Carabanchel, para ser sometidos a diferentes pruebas psíquicas, a cuyos informes también hemos tenido acceso. Pero si bien Bassols tuvo que permanecer algún tiempo encerrado, la Marquesa recuperó la libertad inmediatamente… Dicen que alguien que estaba en deuda con ella, por los tiempos de guerra y espionaje en Marruecos, llamó desde el Pardo para facilitar su liberación.

Tras una vida digna de un guión cinematográfico la Mata Hari española murió en la ruina, malvendiendo poco a poco sus propiedades, para poder comer, y para terminar con sus huesos en la parte más antigua del Cementerio Virgen de los Llanos de Albacete. Justo al fondo del cementerio a mano derecha, exactamente en las Galerías de San José, tercer patio, fila 147, segundo nicho desde arriba. Tras morir en la más absoluta miseria, la audaz Margarita Ruiz de Lihory fue enterrada en un patético nicho que durante veinte años permaneció sin lápida ni referencia alguna a su "moradora". Actualmente una austera lápida de "Mármoles Beneyto" presenta un no menos austero epitafio:

Excelentísima Señora
Dª Margarita Ruiz-DE LIHORY Y RESINO
Marquesa de Villasante-Baronesa de Alcahalí
Murió el 15 de Mayo de 1968

Descanse en Paz




Comentarios

.

.